Vasectomía: ¿En qué consiste?

Visitas: 188

La vasectomía es una intervención quirúrgica sencilla que se lleva a cabo con fines anticonceptivos en los hombres. Se trata de un método muy seguro y altamente eficaz para prevenir el embarazo de manera permanente y prácticamente sin posibilidad de error.

Un hombre solo debe realizarse la vasectomía si está completamente seguro de que no desea tener hijos biológicos en el futuro. Se trata de un método permanente y, por lo tanto, de una decisión definitiva que va a marcar un antes y un después en términos de descendencia.

Actualmente son cada vez más los hombres que se practican la vasectomía. Es una decisión que implica conciencia y responsabilidad frente al control de la natalidad. De cualquier modo no se recomienda en hombres jóvenes que no tengan pareja o que la tengan, pero esté atravesando por una crisis.

 

¿Qué es la vasectomía?

La vasectomía es un procedimiento quirúrgico en el que se cortan los conductos deferentes. Tales conductos son los que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra. Al cortarlos ya no pueden cumplir esa función y entonces los espermatozoides se quedan en los testículos sin posibilidad de salir.

Puesto que los espermatozoides ya no salen del cuerpo del hombre, tampoco es posible que este embarace a una mujer. Este método es efectivo en el 99,9 % de los casos. Básicamente deja estériles a los hombres de manera permanente.

Recordemos que el espermatozoide es la célula que al unirse con el óvulo femenino da lugar al embarazo. Cuando se practica la vasectomía un hombre puede tener relaciones sexuales normalmente, eyacular y expulsar el semen. Sin embargo ese semen está desprovisto de espermatozoides, por lo cual es imposible que haya fecundación.

 

Procedimiento

La vasectomía es una cirugía ambulatoria que se puede llevar a cabo en un hospital o en el consultorio del médico. Se emplea anestesia local, lo cual quiere decir que el paciente estará despierto, pero no sentirá dolor. Lo primero que se hace es rasurar y limpiar el escroto, luego de lo cual se inyecta la anestesia en la zona a intervenir.

Hay dos tipos de vasectomía: con incisión y sin incisión. Si se hace incisión el cirujano realiza dos pequeños cortes con el bisturí en la zona superior del escroto. Luego liga los conductos deferentes y los corta por separado. Después cierra la herida con puntos o goma quirúrgica.

En la vasectomía sin incisión lo que el médico hace es palpar el escroto para detectar los conductos deferentes y luego aplica una inyección con la anestesia. Después hace un agujero muy pequeño en el mismo escroto, liga los conductos y corta una parte de ellos. Finalmente sella el orificio con un punto de sutura o goma quirúrgica.

 

Datos a tener en cuenta

La vasectomía no afecta la sexualidad de ninguna forma. Quien se ha sometido a este procedimiento puede tener relaciones sexuales una o dos semanas después del mismo. Es probable que el efecto de la cirugía solo se produzca plenamente hasta tres meses más tarde, por lo que es aconsejable emplear otros métodos anticonceptivos en ese lapso.

En casi todos los casos la vasectomía es irreversible. En algunas ocasiones se puede hacer una cirugía para revertirla, pero esta es costosa, compleja y no hay garantías de que tenga éxito.

De otro lado es importante anotar que si bien es un método anticonceptivo, este no evita las enfermedades de transmisión sexual. Por lo mismo, lo conveniente es usar preservativos si la relación sexual no es segura.

 

MejorconSalud.com