Fumar aumenta el riesgo de degeneración macular asociada con la edad

Visitas: 218

Así lo afirmó el oftalmólogo Rafael González Vivas, director adjunto del Grupo Médico Santa Paula, quien señaló que este hábito juega un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad por el efecto que tienen las sustancias tóxicas del cigarrillo en las células de la mácula, parte de la retina que se encarga de la visión central.

Según diversas investigaciones, las partículas que se desprenden del tabaco deterioran esa pequeña parte del ojo, llevando al empeoramiento de la visión e incluso a la ceguera. El riesgo está presente tanto en los fumadores activos como en los no fumadores expuestos con frecuencia al humo de segunda mano.

González explicó que la degeneración macular es una especie de envejecimiento acelerado de la mácula retiniana, el cual suele ser progresivo y usualmente bilateral, es decir, afecta a los dos ojos. Provoca visión borrosa y reducida, lo que dificulta la lectura y la visualización de detalles simples.

Esta enfermedad tiene dos maneras de presentarse: la seca que avanza tan lentamente que las personas no observan cambios en su visión, y la húmeda que puede deteriorarla en cuestión de días si no se trata. El médico informó que la primera representa el 80% de los casos y la segunda el 20% restante.

La herencia es un factor predisponente igual que el tabaquismo, pero éste el único elemento de riesgo reversible, por lo que una de las maneras de protegerse es abandonando el hábito de fumar. “Si tienes los genes precipitantes y fumas, multiplicas la probabilidad de desarrollar la enfermedad”, indicó.

Otro componente precipitante de la degeneración macular es la ausencia de ingesta de vegetales. El director adjunto del GMSP comentó que hoy en día las personas comen pocos alimentos de hojas verdes y eso afecta su salud visual.

“Los vegetales tienen un efecto protector a largo plazo fundamental y por eso deberíamos como higiene nutricional comer una porción en cada comida, además de tener dos meriendas que los incluyan”, expresó.

Hasta el momento, no existe un tratamiento específico para evitar que la degeneración macular seca siga progresando, pero la húmeda puede ser tratada con cirugía láser, terapia fotodinámica e inyecciones en el ojo.

Twitter:@notillano  Web:notillano.com