Contundente pronunciamiento de la Iglesia Católica sobre la situación social en Colombia

Villavicencio. La iglesia católica tiene y debe continuar como abanderada de la Justicia Social, señaló la Conferencia Episcopal Colombiana.

Se hizo referencia  a lo que tiene que  ver  con la  corrupción y afirmó  que  se  deben  buscar  los correctivos, sancionando a  quienes abusando de su poder, cometen actos indelicados, ya que al final se lesiona los intereses de la sociedad,  especialmente  de los pobres, que siguen pasando necesidades por la desatención oficial, ya que los dineros dedicados a la  educación, la niñez desamparada, los ancianos, se la llevan quienes menos la requieren, pero se enriquecen a costa del dolor  y sufrimiento ajeno.

El Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Ochoa Cadavid, manifestó que “la Iglesia quiere ser caridad, una mano que acoge, alimenta, guía y acompaña a estas personas en sus dificultades y creo que esta es la intención de la mayoría de los colombianos y como la Iglesia Católica lo está haciendo, es necesario que otras instituciones se sumen a esta necesidad y apoyen este drama”, el  que padecen miles de venezolanos que han llegado a Colombia en búsqueda de ayuda y protección,” señaló el Obispo.

“La Iglesia ha estado atenta a esta problemática. No olvidemos que muchos son colombianos retornados y se tienen que garantizar sus derechos. La institución multilateral internacional tiene normas que permiten dar una salida a estos niños. Si nacen en Colombia, ellos tendrían derecho a ser acogidos”, precisó Monseñor Víctor Ochoa Cadavid.

Por su parte Monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y quien preside la Conferencia Episcopal Colombiana, señaló que  “Los bienes no están proyectados hacia el bien de todos sino al disfrute de quien los puede adquirir de una u otra forma. No estamos condenando a nadie, pero sí llamando a la conciencia de los empresarios, quienes son ante todo administradores que han recibido la posibilidad de hacer mucho bien. Además de lo que puedan recibir como beneficio propio, deben pensar más en las fuentes de trabajo que pueden ofrecer”.

Aludiendo a la tenencia de la tierra, fruto de muchos problemas en nuestro país, el Arzobispo de Villavicencio manifestó,  que  “Sabemos que el conflicto desplazó a muchas personas que les tocó irse hacia territorios que eran de nadie y allí han trabajado; ahora corren el riesgo de ser expulsados porque no tienen los títulos de propiedad”. 

También se hizo referencia al proceso de paz, señalando que se deben respetar los procesos y precisamente Ricardo Tobón, arzobispo de Medellín y vicepresidente de la Conferencia, indicó que “la paz no es fácil, porque implica llegar a una concordancia de voluntades por parte de todos. Mientras el egoísmo de la persona esté a flor de piel y cada uno quiera buscar sus propios beneficios, lograr sus propios proyectos, todos estaremos contra todos y nos estaremos destruyendo”.

En la  Conferencia  Episcopal se hizo  una  revisión  general  de lo que ocurre en  Colombia, señalando los principales problemas  y  haciendo recomendaciones muy valiosas para la solución, conclusiones que se presentan a la consideración del gobierno, entidades y ciudadanos.

Twitter:@notillano Web:notillano.com

Leave your comments

Post comment as a guest

0
terms and condition.

Comments