Excombatientes de las Farc en el Meta celebran libertad de Jesús Santrich y Uribistas arremeten contra la JEP

Muy importante para la paz de Colombia la decisión de la JEP de otorgar la libertad de Jesús Santrich.

No solo la libertad, sino también la negativa de extradición señalaron los excombatientes que se encuentran en el campamento La Reforma, en la jurisdicción  de Vista Hermosa, en un espacio de unos cien mil metros cuadrados y que están  dedicados a cultivar, y otros trabajos domésticos.

Se ha obrado conforme la ley, y  respetado lo  acordado,  sin atender  el llamado de extradición hecho por los Estados  Unidos,  que además se negó a aportar las pruebas que dijo tener, pero que jamás mostró, señalaron los exguerrilleros, que aprovecharon para solicitarle al  Presidente Iván  Duque, proceda a atender las necesidades, ya que no se ha cumplido lo prometido, ni lo pactado en los acuerdos para quienes determinaron dejar las armas y trabajar por la paz de Colombia.

“Lo hecho por  la Jurisdicción   Especial para la Paz no es un  regalo, es un  acto de justicia, y eso obliga a que nosotros  sigamos trabajando para que  la violencia no retorne, ya que solo  causa males a la sociedad”, manifestaron por conducto  de  su  vocero, los integrantes de la extinguida guerrilla de las Fuerzas Armadas  Revolucionarias de Colombia, ubicadas en la Reforma, pero mantienen permanente contacto con quienes están en Yari, La Macarena, Charas en Guaviare y en Arauquita, y cumplen la palabra empeñada de no retomar  las armas.

La JEP determinó ayer que no se comprobó que Sanchich haya cometido el delito, después de la fecha y del compromiso  signado en los acuerdos de paz.

Seuxis Paucias Hernández Solarte, que es el nombre de pila  del exmiembro del Secretariado de las FARC, ha manifestado  que se ha hecho justicia, y en el mismo sentido se han pronunciado los sectores de izquierda, mientras que el Centro  Democrático, organización Uribista, ha criticado con vehemencia la determinación de las JEP. Santrich estaba en la cárcel  desde  el 9 de abril de 2.018, acusado de haber negociado un cargamento de cocaína, sindicado por  el gobierno de Estados Unidos, que con un agente encubierto habría participado en la operación, pero pese a que la JEP pidió las pruebas a los “gringos”, estos no las remitieron.

Twitter:@notillano Web:notillano.com

Leave your comments

Post comment as a guest

0
terms and condition.

Comments